lunes, 22 de diciembre de 2008

NAVIDAD DULCE NAVIDAD

NAVIDAD DULCE NAVIDAD:

Cuando llegan estas fechas no puedo dejar de rememorar mi niñez y juventud y como se vivían las fiestas.

Decirme lo que queráis, pero han degenerado y mucho. Aparte de la “especial” situación de este año (si, la consabida CRISIS), lo cierto es que todo el mundo ha perdido la ILUSIÓN, incluso los niños.
Dejando aparte todo lo referente a la religión en si misma, nuestras criaturas no saben a que se debe la festividad, para ellos solo existen las vacaciones y los regalos. Además ahora se apuntan a todo: Cagatió, Papá Noel y los Reyes Magos…….con la ruina que ello representa a los padres.

Pero he de empezar por nosotros, los adultos. No hemos sabido transmitirles lo especial de estas fechas, su magia, el calor con las personas, con la familia.
Recuerdo con agrado que se recibían postales de Navidad escritas a mano y eran con los verdaderos motivos navideños y no esa degeneración actual de Papá Noeles y arbolitos, ¿dónde están los nacimientos, los belenes?
Ibas por la calle y la gente te saludaba, te abrazaba, te daba besos para felicitarte las fiestas, todos/as iban como más contentos (ahora simplemente te lo dicen y casi tienes que “forzar” el contacto físico).
¿Y los Villancicos? Sonaban a todas horas por los altavoces, eran alegres, simples, cantados por niños.
Yo mismo le dí la paliza a todos mis vecinos con el aguinaldo. Te invitaban a entrar, te daban algo de dinero y en la mayoría de ocasiones te agasajaban con turrones y polvorones.

La Noche Buena (soy de costumbres castellanas como dicen aquí), nos reuníamos toda la familia, toda. Comíamos las mejores viandas, se brindaba con cava (en aquella época todavía lo llamábamos “champán”), los mayores bebían un poco en exceso (¡que coño se emborrachaban!) y a los postres nos poníamos morados de los ricos frutos típicos de Estepa.
El casete estaba a tope y tocábamos las panderetas y las zambombas cantando al mismo son que la cinta o el disco de vinilo.
Nos daban las 3 o las 4 de la mañana, te asomabas y la mayoría de los hogares tenían la misma marcha.
Al irse algunos miembros de la familia para su casa a esas altas horas, los acompañabas hasta el coche y te cruzabas con otros vecinos, que contentos como tu, te saludaban efusivamente y te volvían a desear lo mejor.

¿Os habéis fijado en cambio ahora? Es una simple cena en la que si, todo está muy bueno y en una abundante cantidad, pero no hay alegría. A la una como máximo se acabó lo que se daba. Si estás en casa ajena te retiras a la tuya, miras el resto de ventanas de los distintos hogares y todas las luces apagadas, no hay fiesta, el silencio más absoluto. Si te cruzas con otros vecinos de “retirada”, le miras a la cara y lo máximo que consigues es un: buenas noches.
A los anfitriones de la cena (tus padres) los dejas viendo la tele, el “especial” de cualquiera de las cadenas……….

En Catalunya se celebra la “comida de Navidad”, los “castellanos” como los míos y yo, nos apuntamos a un bombardero y también adquirimos la costumbre, íbamos a casa de otro familiar y sin haber digerido aún la cena anterior, nos volvíamos a atiborrar con alegría y buen humor.

San Esteban (otra costumbre de aquí) era la tercera, esa ya en casa de amigos, cuñados o familia “secundaria”…..

Esa aberración inventada por la Cocacola en los años 30 del siglo pasado (adaptándola de un mito nórdico: Santa Claus. Por cierto, valenciano y que en realidad se llamó; San Nicolás), no tenía cabida. Lo máximo era esa otra costumbre típica catalana; El Cagatió, pero a diferencia de ahora no había juguetes, eran más bien simples dulces para los más jóvenes.

En esos días los bares estaban llenos y te encontrases a quien te encontrases siempre te tomabas algo, y lo increíble en estos tiempos; Te invitaban!

La víspera de Noche Vieja, todos andábamos excitados. Esa misma noche se volvía a reunir la familia. Entre todos se iba preparando la mesa. Otra gran “comilona” iba a caer.
La uvas se preparaban de 12 en 12. Cenabas entre risas y bromas. Con los cafés y las copas encendías el televisor para que desde la Plaza del Sol nos dijeran cuando empezaba el año. Te perdías una vez más entre los cuartos y las campanadas. Los atragantos hacían las risas del resto.
Una vez pasadas las 00.00 horas volvíamos a brindar y nos besábamos todos y el teléfono no paraba de sonar para recibir felicitaciones de Año nuevo de todos tus seres queridos.

Y reyes? Que decir de Reyes? Lo primero la cabalgata, la cantidad de caramelos que podías reunir. Días antes habíamos escrito nuestra carta y la habíamos enviado por correo…
Los niños los esperábamos con ilusión, es más nos quedábamos hasta altas horas de la noche por si los veíamos aparecer.
Te caían dos o tres regalos como mucho; El que habías pedido y un par más sencillos, era un gozo vernos buscando los nombres en los paquetes y la cara de satisfacción de los padres………………..

Si, ahora las observo casi en la distancia, todavía preservo algo por mis hijos, aún así algún hijo puta ya le ha dicho a la pequeña (tiene solo 7 años) que los reyes son los papás para “matarle”, destrozarle su sana inocencia. La gente es fría, distante, no te da calor, no te transmite. Costumbres bárbaras nos invaden, cada vez con más fuerza, han “yanquilizado” las fiestas. El señor Noel ya venda casi tanto como los Reyes y eso que ese barrigón de bebidas con gas no estaba allí (Que tradición es esa? ¡Por lo menos en la nuestra los magos arribaron a Belén!). No hay música, los Villancicos (que se ha encargado el nazionalismo en “catalanizarlos”) no son alegres, no tienen ritmo y lo que es peor; ¡No se los sabe ni Dios!. Los recién llegados desconocen el por qué, nos copian en parte pero ni siquiera saben a que vienen estas “minivacaciones” de invierno. Para encontrar una postal con un Belén o con la Estrella de la Anunciación o con los Magos de Oriente te vuelves loco. A la Misa del Gallo solo asisten ancianos/as, no hay juventud. En los colegios e instituciones, tan “progres” y modernos ellos, tan de “izquierdas”, enseñan con profusión otros usos y costumbres de otros países, a la que le dan menos importancia es a las nuestras.

A los niños y jóvenes les caen regalos por todos lados, 10 ó 15, las nuevas y carísimas tecnologías y sino es la última “generación” del producto no están contentos, no le dan ninguna importancia, la ropa de marca (la inmensa mayoría de las cosas las utilizarán una sola vez)……..En las reuniones familiares no hablan, no se ríen, no comparten, parece que sus mayores les estorbemos……….

En fin, de seguir así por qué no cambiarles el nombre? Lo Definiría mejor: ¡La Festividad Comercial de Invierno!

¡FELIZ NAVIDAD!

Xurde Rocamundi

11 comentarios:

Mike dijo...

Hola! Feliz Navidad para todos. Que Dios nos bendiga a todos!

loheprobado dijo...

feliz navidad. muy buen articulo.

Xurde dijo...

Mike,loheprobado;

Gracias a los dos.No penseis que el artículo rezuma pesimismo,creo que más bien reflejo una realidad.Sin embargo me contradeciré a mi mismo y os diré que a mí si me invade el espíritu de la navidad:

FELICES FIESTAS A AMBOS Y UN MUY BUEN AÑO 2.009!

Xurde Rocamundi

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

A ti y a tu familia y amigos os deseo lo mejor, y al autor de la jodida crisis, que se lo pase un punto peor que el que peor se lo pase por su culpa.

Xurde dijo...

Gracias e igualmente compañero.

Un saludo Xurde Rocamundi

¡FELIZ NAVIDAD!

Paco Rodríguez dijo...

Recibe amigo, desde este Cádiz, un fuerte abrazo y muchas felicidades

Xurde dijo...

Desde Barcelona con la sana envidia porque allí festejais las navidades de verdad.

Un abrazo paco.

Xurde Rocamundi

Christine dijo...

Sí, yo tambien hice un critica parecida a la Navidad. Con una única diferencia: tu comparas, yo desearia comparar. Mis Navidades, puesto que soy más joven, siempre se han sido comerciales, algo superficial. No hemos aludido los villancicos pues a mi abuela le hace ilusión, pero el dia que falte seguro que se suprimen. Me hubiese gustado vivir una Navidad como las de antes, con el espiritu y la alegria propios de estas fechas.

feliz año nuevo :)

Xurde dijo...

Si Christine,por tu edad no puedes recordar unas navidades como las que describo.Sin embargo,por mi texto y por lo que te cuente tu abuela y otros familiares,puedes hacerte una idea de como se vivían no hace tantos años.
La ilusión has de ponerla tu misma,contágiate de esas viejas historias.
Te diré un secreto;La Magia de la Navidad existe,solo hay que poner empeño en encontrarla.

Un beso y FELIZ AÑO.

Xurde Rocamundi.

Calle Quimera dijo...

Se ha comercializado todo, hasta la navidad, es cierto, y cualquier festividad extranjera, como Halloween, es buena para sacar dividendos de ella. El comercio propone, pero somos nosotros los que disponemos, es cuestión de no dejarse manipular.

Feliz año, Xurde, que te sea lo más generoso que la crisis permita.

Un cordial saludo.

Xurde dijo...

Gracias Quimera e igualmente....y si tienes razón,ante "eso" está nuestra propia actitud.

Un saludo.Xurde Rocamundi