viernes, 7 de mayo de 2010

CARTA ABIERTA.3

3
I.C.V. Los ecocomunitas, sin un proyecto claro, carentes de él, sin embargo se dejan llevar por la deriva con tal de seguir manteniendo cuotas de poder en el Govern.

C.I.U. De la teórica moderación de cara a la galería, ya lejana en el tiempo de su antiguo dirigente, ha pasado al soberanismo más descarado para restarles votos a los partidos independentistas con los cuales tiene competencia directa de electorado.

Tales movimientos tácticos de unos y otros, apoyados por los medios de comunicación subvencionados, han calado en la población catalana y se da la circunstancia de un aumento claro del independentismo, habiendo pasado de un escaso 15% al incremento porcentual de 5 puntos llegando al 20% actual.

El otro 80%, mucho más complejo, pues se compone de: Autonomistas, constitucionalistas, regionalistas, federalitas, incluso republicanos (no nacionalistas) y los “no sabe, no contesta”….y es a este grupo al que debemos dirigirnos para la captación de votos, teniendo en cuenta la certeza que es donde existe más abstención.

Todas las premisas anteriores nos hacen suponer como estará compuesto el próximo Govern, el cual solo dará para alguna de estas alternativas:

1).- Un tercer Tripartito. Según encuestas no es factible.

2).- C.I.U y E.R.C (más quizá el resto de partidillos radicales). Con posibilidades reales si los convergentes no obtienen mayoría absoluta.

3).- C.I.U., P.S.C.,E.R.C. Presumiblemente poco probable.

4).- C.I.U., P.S.C. La llamada socio-vergencia, pausible si interviene directamente el Gobierno.

5).- C.I.U., P.P.C. Aún siendo el sueño de los populares, irrealizable.

6).- P.S.C., P.P.C. Imposible, entre ambas formaciones jamás obtendrían el número de sufragios necesarios.

Con estos escenarios de la composición parlamentaria, aquellos que NO creemos en la desmembración del Estado, quedaremos huérfanos de representación y sufriremos en propias carnes los rigores de políticas cada vez más extremistas, xenófobas y excluyentes a merced de una minoría radical.

Mientras, los grupos y/o partidos con un ínfimo apoyo mediático, baja participación, casi nula militancia, faltos de esperanza e ilusión, de cuyos ideales compartimos en gran medida; se enfrascan en luchas fraticidas, para repartirse un escaso pastel, que como mucho pueda dar una mínima representatividad o ninguna, dada la poca información, mala imagen, desunión y desorganización transmitida al posible votante.