viernes, 7 de mayo de 2010

CARTA ABIERTA.9

9
Catalunya una vez más ha de ser pionera en la aceptación plena de los principios de la Democracia, cuyo bastión máximo es el pueblo, el ciudadano y el político es un servidor público, sometido a las demandas y necesidades de sus gentes, dándoles un trato de forma profesional. La Democracia del Siglo XXI.

Nuestra BOLSA no son los votantes del PSC o del PPC, estos mantienen un electorado fiel y solo se les podrán arrancar unos miles de votos. El discurso se ha dirigir a ese 50% que suele abstenerse porque considera a toda la clase política por igual.

El mensaje mal transmitido de nuestro pasado reciente (las autonómicas del 2.006), el cual decía “otra forma de hacer política”, ha de recuperar su valor intrínseco. No era equivocado, sino que dio pie a la interpretación asamblearia en que cualquier decisión podía someterse a juicio de todos y cada uno.
La misma frase ha de recuperarse en el sentido práctico, con la consecuencia, por primera vez, de opciones auténticas de cambio y de participación del ciudadano, pues estamos a su servicio para solucionar sus problemas.
No se trata de “y yo más” o competir con un programa más elaborado o sorprendente, sino de utilizar para cada cuestión a los mejores, a los más preparados. Si se habla de Sanidad, lo harán galenos; si es de educación, docentes; de justicia, letrados; de vivienda, asesores inmobiliarios; de economía, economistas; de delincuencia, policías; de carreteras, ingenieros de caminos, etc………….transmitiendo la seguridad de lo bien hecho.

Un símil sería un equipo de futbol, el buen entrenador hace la lectura de las habilidades de cada uno y dispone a cada jugador en el sitio que le corresponde……

Aquellos/as que crean en este nuevo partido una oportunidad para situarse sin demostrar una valía contrastada en el campo a desarrollar, no tiene lugar….ahí radica la diferencia.

Medios:

El hecho de la formación de un FRENTE COMÚN generaría noticia. Los medios de comunicación nacionales se volcarían en el anuncio de la nueva creación como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores. Sería un boom mediático con participación de la prensa internacional incluso.
Los medios autonómicos estarían obligados a su pesar a hacerse eco, aún así, no deberíamos contar con ellos en exceso.

Generaría ILUSIÓN el saber que por fin existe un nuevo partido político capaz de plantar cara a 30 años de nacionalismo excluyente y la GRAN POSIBILIDAD de un GOVERN CONSTITUCIONALISTA en CATALUNYA, equiparando y superando el cambio histórico de País Vasco y Galicia